Personas embrujadas, personas poseídas, personas abducidas

Tarotistas.info

Tarotistas consultas de tarot y rituales de magia blanca

Tarotistas canarios


Inicio   Tarot    Lucas   Protección   Sueños    Consultar Tarot 

 Mal de ojo    Numerología    Horóscopo 

  Velas    Suerte   Contacto  Famosos

 Rituales   Rituales de dinero     Rituales de amor


Para navegar mejor por esta web entra en:

Mapa del Sitio Web

Aquí encontrarás todas las páginas de esta web seleccionadas por temas y secciones.

Con secciones como: Tarot, Sanación espiritual, protección contra magia negra, oración del mal de ojo, Rituales de magia blanca, rituales para el trabajo y los negocios, tarot, interpretación de sueños, conjuros,  hechizos para enamorar,


Personas embrujadas

 Testimonios de personas que en alguna ocasión se sintieron embrujadas.

Hola me llamo Elisa Seisfuentes Yatañez (nombre imaginario para preservar su anonimato) vivo en Barcelona.

 Les cuento mi experiencia sobre como me sentí durante un año, embrujada, y sin poder reaccionar porque había perdido todas la fuerza de voluntad, y seguía casi como una autómata, lo que el embrujo de la "pamela" me ordenaba.

La historia de mi embrujo comienza así:

La pamela embrujada

 Fue en un  verano hace cinco años, cuando mi pareja y yo decidimos irnos de vacaciones, a Italia decidir fecha y planes de boda futuros, para esa transcendental decisión,  escogimos un lugar recóndito al norte de la Isla de Cerdeña, llamado Porto Torres en la provincia de Sassari y a unos 38 km del aeropuerto de Alghero.

  Llegamos para pasar una semana, y nos fuimos al tercer día, peleados y con una ruptura amorosa de por medio, y viajando de vuelta cada uno por separado, y todo porque mi novio Sergio comenzó a sentirse mal, no podía dormir vomitaba si intentaba besarme y la hora de hacer el amor, gatillazo va, gatillazo viene, pero lo peor es cuanto mas me acercaba a él, peor se sentía, incluso me llegó a llamar "bruja" .--"me has embrujado para que me case contigo, ¡¡pues no me caso y punto!!- gritó como un poseso, al tiempo que me lanzaba a la cara el anillo de compromiso.

  Todo era tan surrealista, hasta que incluso la segunda noche, salió corriendo de nuestra habitación casi desnudo para ir diciendo al recepcionista, que yo le había intentado envenenar con la pasta de dientes. ni que decir tiene que vino los carabinieri y tuvimos que ir a comisaría, donde fuimos interrogados por separado durante dos horas cada uno, llegando los funcionarios a la conclusión, que no había nada que denunciar, ni delito que investigar, salvo una fuerte crisis psicótico-esquizofrénica de mi novio, según dictamen de la psiquiatra de guardia, la cual le recetó unas pastillas tranquilizantes, y aconsejó que en cuanto regresará a España, acudiera a un médico especialista en enfermedades mentales.

Bueno para ir por partes, ante de este triste final a nuestra relación amorosa, ya que ambos estábamos tan enamorados y unidos el uno del otro, hasta que ese maldito viaje lo echó todo a perder, Sergio y yo nos conocimos en mi empresa, cuando llegó un buen día,  como abogado, asesor legal y apoderado, de una empresa alemana para firmar un contrato, de representación, venta y distribución de sus productos en España, allí me enamoré de él, fue lo que se dice un auténtico flechazo, al principio le noté algo pijo, bastante ególatra, y sobrado de soberbia, pero claro era un triunfador, con 33 años, era ya un letrado de prestigio, ganaba mucho dinero, y había sido el número uno de su promoción. por supuesto que una simple recepcionista como yo, no le dijera mucho al principio.

 Pero tuve la buena suerte que se manchó la camisa, con la pluma estilográfica, y me pidió que fuera urgente a comprarle una de la talla 42, a la tienda mas cercana, me dio 200 euros, mientras el esperaba en la parte "reservada" de la recepción, volé  hacia la camisería, sin hacer muchas distinciones entre calidad y precio, le traje una blanca como él me había pedido, que me costó 90 euros, se la puso al tiempo que rehusó coger los 110 euros de vuelta, "por las molestias y el favor"  me dijo agradecido. Cuando acabó la reunión me invitó a almorzar en un restaurante cercano, pero de postín, y allí hablamos de nuestras inquietudes, ilusiones y hobbies, las horas se pasaron volando, hasta el punto que cuando me dí cuenta, ya llegaba veinte minutos tarde a mi regreso a la oficina, en esas dos horas no me pareció el insolente y caprichoso "niño bien", de por la mañana, sino un hombre culto, atento, y romántico.

Seguimos viéndonos casi todos los días para comer a mediodía, y así pasaron al menos tres meses, donde la cosa amorosa iba in crescendo, nos acostamos juntos a los dos meses de habernos conocido, y él me propuso comer ese domingo en casa de su madre para presentarme a su familia, una familia de gente clase media-alta, pero con mas pretensiones que prestigio social. Llegó el día de presentarme a su madre, y fue horrible, la señora no  había preparado nada de comer, y me sentía mal al comprobar como Sergio estaba pasando vergüenza ajena por culpa de su madre, con la cual convivía, ya que era viuda desde hacía mas de quince años, la reprendió delante de mi, por el "olvido" de la cena, ya que se lo había recordado y avisado con la suficiente antelación, hacia una semana, que se lo había dicho, que tal día como hoy me llevaba a cenar para que nos conociéramos.

  Cuando llegué al piso la señora, estaba vestida como si tal cosa, y eso ya me hizo sospechar, que mi visita, no era de su gusto, se excusó diciendo que en la pescadería no tenía la merluza fresca y que a ella no le gusta comprar congelado para una cena importante, nos puso una ensalada de primero, (plato "socorrido" donde los haya) y una tortilla francesa con jamón para cada una, de todas formas para mi era lo de menos, la comida, lo que mas me preocupaba, es el mal rato que estaba pasando mi novio.

  Pues así quedó la cosa, con disculpas hipócritas, y sonrisas falsas por parte de aquella señora, que no hizo sino preguntarme por mi familia, mi trabajo y haciendo hincapié en el futuro prometedor de su hijo como abogado, la señora no disimulaba para nada, hasta el punto, que cuando Sergio fue a la cocina a llevar los platos, me espetó a la cara,  que su hijo merecía casarse con una chica de la alta sociedad, dado que él era un buen partido, por su profesión, y prestigio profesional, que ella  y su difunto marido, se habían sacrificado mucho, para que después él se casara con una "mindundi", yo solo pude contestar: "el que tiene que decidir lo que hacer con su vida es él, en el amor nadie manda, y el amor todo lo puede y no se puede dirigir ni controlar"..furiosa y desafiante me dijo claramente, en contestación  a mis palabras..."el amor no todo lo puede, el amor si se puede "anestesiar" y hacer que huya de lo que no le conviene".

 No le di mayor importancia, achacaba la ira de la señora, a su frustración amorosa, al perder a su marido, y llevar muchos años de soledad, dedicada solo a ver triunfar a su hijo. Pasado unos seis meses en un maravilloso fin de semana del mes de mayo decidimos que nos casaríamos en en el otoño siguiente por el mes de noviembre, y que para hacer los preparativos, nos iríamos una semana a Italia para planificarlo todo. Pero él se lo dijo a su madre, que nuestros planes iban en serio, y que la boda era nuestro próximo objetivo como pareja, que nos compraríamos un chalet en las afueras, para intentar formar una familia al cobijo de nuestro mutuo y sincero amor.

 Seguimos con nuestros planes, preparamos invitaciones, avisamos a nuestros amigos, hicimos planes, y dimos la entrada del chalet, en una urbanización de nueva construcción, visitamos el piso piloto, e invitamos a la madre de Sergio a ir a ver si le gustaba la casa, la señora rehusó sin dar ninguna explicación, lo que si nos dimos cuenta, que se había vuelto mas introvertida aún, ni siquiera con el hijo, compartía mas que cuatro palabras básica, ¿quieres cenar? ¿a dónde vas a esta hora?, ten cuidado con el coche.

 También nos dimos cuenta que había hecho amistad con una señora pelirroja de cuarenta y pico años, que le daba muchos consejos a  mi suegra. ella aducía que la pelirroja era una "ayuda" para salir de esa depresión que le embargaba desde la muerte de su esposo, la madre de Sergio iba a visitarla al menos una vez en semana, y notábamos que cuando volvía, llegaba muy positiva y alegre, la "amiga" la había cambiado para mejor, aunque el comportamiento conmigo era el mismo, o con mas frialdad si cabe desde que le dijimos lo de nuestra boda.

Pues llegó ese maldito día de junio, de irnos a Cerdeña, y digo maldito porque ahí comenzó todo a descomponerse como un cadáver al Sol del desierto, teníamos que ir de Barcelona  a Girona primero en tren, para luego desde el aeropuerto en un vuelo directo de Ryanair que sale llegar a el Alghero en una hora y cuarto de viaje, esperando impaciente en la estación de tren de Sants, allí estábamos mi novio y yo esperando partir, cuando de improviso aparecen mi suegra y su amiga la "rojipelo" como la llamaba Sergio, al contrario que meses atrás mi suegra estaba mas animada alegra y efusiva, me llenaba de besos y recomendaciones para que cuidara mi blanca y delicada piel, pero sobre todo insistía en que me pusiera siempre que saliera a la calle o a la playa, la preciosa "pamela" que había comprado, y que me ofrecía tan amable como un "regalo", dadiva que yo interpreté como señal de querer " hacer las paces", ¡¡por fin!! mi suegra me había aceptado, y todo gracias a su amiga "rojipelo".

  Ella misma me colocó la pamela en la cabeza, diría que mas bien me la "clavó", era la hora y los trenes no esperan, caminando cada uno arrastrando su "troler", apuramos el paso, al tiempo que marchábamos ilusionados en busca de nuestro futuro, un porvenir ilusionante, al lado de la persona de la que estaba locamente enamorada, mi novio iba igual de feliz y contento, ya que su madre me había "aceptado", con la pamela en mi cabeza, parecía una turista, de los millones que viene a España, tenía cierto aire cinematográfico, de aquella guisa recorrimos la estación en busca de las escaleras de bajada al andén, al pasar por los cristales de las tiendas, me miraba de reojo, la verdad me veía elegante y con look  de turista, incluso me daba la sensación de oler a aroma de "mujer" joven, dinámica y enamorada.

El primer mazazo vino cuando nos sentamos en el tren, intenté coger la mano de Sergio y él me la rechazó, incluso levantó su vista hacia mi como enfadado, por algo que yo no entendía, que  le hubiera hecho, dicho o insinuado.

-¿Qué te pasa?...le pregunté

-Nada que no me gusta verte así llamando la atención con esa pamela puesta, estás ridícula, al menos espera a que lleguemos a la playa.

Me la quité y la coloqué junto a mi maleta, y todo volvió a la normalidad, él se mostró de nuevo amable, y el viaje fue todo lo placentero y romántico que habíamos previsto. Llegamos al hotel, y lo dispusimos todo para ir pronto a darnos un chapuzón a la cercana playa, donde su dorada arena nos esperaba con un sol de justicia que invitaba a un baño recuperador, pero volvió todo a desbaratarse en cuanto me volví a poner la maldita pamela, en cuanto salimos del hotel, al dirigirnos a la playa, situada a unos minutos de distancia a pie, Sergio me volvió a reprochar mi aspecto, pero esta vez le contesté, que ya no estábamos en la estación del tren, que ahora la necesitaba porque íbamos a la playa, y no podía tostar mi piel desde el primer día.

Cuando llegamos a la arena, dispuse las dos toallas con mi pamela puesta, ahora mas bien por llevarle la contraria, dado que me sentía enfadada, dado su niñería de aborrecer la pamela que su madre con tanto cariño me había regalado, y saqué el bronceador de mi bolso para darle primero a él y luego a mi, que el Sol comenzaba a quemarnos, le pedí amablemente que se tumbara boca abajo, para darle el protector solra,  cuando coloqué mi mano en su espalda, se dio la vuelta de improviso, y me arrebató la crema solar, al tiempo que la lanzaba al agua.

--No me des esa mierda en la piel, no me hace falta, ya que solo vamos a estar media hora aquí.

-Vale vale, pero no hace falta ser tan grosero, ni tirarla lejos, por cierto no se que te pasa, que estás insufrible, todo lo que hago te molesta, y no soportas que te toque o hable.

 

Personas abducidas

Testimonio de personas que alguna vez se sintieron abducidas

 

   Una noche de invierno en el mes de enero del año 2000 tuve que trasladarme desde
Cuenca a Teruel por razones laborales, en el mes de enero hay pocas fiesta y una de ellas es la de San Julián 28 de enero, ya que me dedico a la venta ambulante y ferias de productos del hogar
.Terminadas las Fiestas en la ciudad, mi mujer y yo nos levantamos a las tres de la mañana enfilamos la carretera nacional nº 420, que nos lleva  a Teruel , conducía con todas las precauciones imaginable, el miedo al hielo en las curvas me paralizaba si la velocidad de la furgoneta aumentaba, después de una hora y cuarto de conducción y antes de llegar al pueblo de Cañete, mi esposa que iba durmiendo comenzó con un agudo dolor en el cuello que se le había agarrotado, lo achacamos a la postura incomoda de dormir en el sillón de la furgoneta.

 

 No  tuve mas remedio que parar a un  lado de la vía en un altozano que divisaba un valle jalonado por la silueta serpenteante del río Cabriel, mi mujer retorciéndose de dolor intentando buscar la posición menos dolorosa se recostó horizontalmente  colocando el cuello sobre un cojín que siempre llevo en el asiento mío por razones de comodidad dado las horas que tengo que echar conduciendo,  de repente mi mujer asustada comenzó a gritar: no oigo nada no se  oyen los grillos, efectivamente le dije, un silencio absoluto lo había  invadido todo,mira , mira los árboles no se mueve ni una hoja, no  sopla el viento decidimos marcharnos de allí en dirección a Cañete a  toda prisa.

 

  Me subí a la furgoneta que continuaba con el motor en marcha y le dije a mi  mujer que siguiera con la cabeza reposada sobre mis muslos para que se le aliviara la torticolis, cosa que hizo sin dudar además de taparse la  cara con las manos, yo miraba aterrado para todos lados NADA por todos  lados, mi mujer me dijo en con voz entre sollozos PARECE QUE EL TIEMPO SE HA DETENIDO, por mi mente había pasado también esa impresión al mismo tiempo que ella me lo decía, pero a la salida de una curva por fin un SIGNO DE VIDA . Vi como tres operarios de carreteras me hacían señas para que parara, señalándome con una linterna fluorescente como una especie de papel aluminio extendido sobre el firme de la carretera, con  ademanes que me situará encima de esa;alfombra luminiscente; color  plateado, ESO HICE SINRECHISTAR.

 

  Buenos días ¿le pasa algo, alguna avería o solo descansa?. -la cara de un  agente de la Guardia Civil; me despertó de súbito al tiempo que golpeaba  el cristal con los nudillos, bajé la ventanilla y le contesté;no solo  he parado para mear;, -si pero ha debido dormirse porque lleva mas de dos hora aquí parado, hemos pasado antes y ya estaba aquí usted parado, mire que son casi las siete y media y el tráfico a esta hora aumenta mucho si continua hasta Landete que tiene área de descanso puede descansar allí y no aquí; en el arcén lo digo por su seguridad, Gracias agente así lo haré además así desayunamos porqué tenemos un hambre de perros, Bien adiós buenos días y buen viaje. se despidió el educado guardia civil. al tiempo que yo leía el cartel de tráfico, decia N-330 Talayuelas 1 km ,Landete 12 km.

 

Varias preguntas; SIN RESPUESTAS  que nos hicimos a continuación mi mujer y yo


1ª- ¿como había pasado más de 2 horas 50 minutos?
2ª ¿ como llegamos a la N 330 si nosotros íbamos por la N-420 en dirección a
Cañete y amanecimos a 1 km de Talayuelas , desviándonos totalmente de
nuestra ruta ?
3ª ¿el silencio y la paralización de TODO?
4ª ¿la repentina torticolis de mi mujer que por cierto desapareció como si nada?
5ª ¿los tres enigmáticos operarios?
6ª ¿el papel plateado sobre el asfalto?
 

La abducción extraterrestre

Cuando oímos en la tele que se ha divisado un OVNI en un determinado lugar, lo que no se cuenta es la experiencia personal, de alguna persona que se ha visto afectada, en sus sentidos sensoriales como: despertarse en otro lugar, no tener recuerdos  de varias horas de su vida, haber experimentado una paz tan inmensa y un estado tan placentero, que ni siquiera el viento se oía, molestaba ni nos revolvía el pelo, los que han experimentado en primera persona, manifiestan que: cuando una persona es abducida no siente frío, calor ni miedo.

 El embrujo sin contacto, ni brebajes,

 El embrujo sin contacto solo se puede lograr, si nos dejamos hipnotizar por una auténtica bruja mentalista, por eso procurar no tomar ni comer nada, en un sitio donde se está realizando una sesión de brujería, ritual de amarre, o cualquier otro método utilizado en las ciencias ocultas.

 Barranco de Badajoz en Güímar y sus cuevas encantadas

En el municipio de Güímar en la la Isla de Tenerife, existe el Barranco de Badajoz, un lugar otrora santo para los Guanches.

 

Para ampliar información sobre gafes, mala suerte o signos de buena suerte, contactar con Lucas, Lucas Tarotista con mas de 30 años de experiencia como tarotista, vidente y especialista en rituales de magia blanca, protección contra magia negra e interpretación de sueños y Lucas Tarotista

llamando al 806 51 78 43 las 24 horas, solo para mayores de 18 años


Si deseas encontrar TODAS LAS PÁGINAS DE NUESTRA WEB, como por ejemplo:

Tarot, consultas de tarot, sueños, interpretación y significado de los sueños, velas, rituales para "cambiar" tu suerte, en el amor dinero, negocios, trabajo, protección contra la mala suerte, protegerte contra una persona gafe, o la oración del maldeojo.

Entra en el  MAPA DE NUESTRA WEB


Tarotistas

 

Contacto         Mapa del sitio web  

NO COPIE EL CONTENIDO DE ESTA WEB SIN PERMISO DE SU AUTOR.