Cartas del Tarot

El Tarot te puede ayudar a: aclarar tu pasado, entender tu presente, y planificar tu futuro.

Tarot y Tarotistas

El tarot y sus tarotistas profesionales serios, aclaran el pasado presente y futuro

 


Volver al inicio


Rituales


Tarot


Tarotistas 806


Para facilitar su navegación por esta web:

Si desea ir directamente a una página en concreto entre en:

Mapa del sitio web 

  y podrá escoger el enlace directo a la información que quiera de forma mas rápida,  ordenada por temas y secciones.


 

 Contacto

 

Valid HTML 4.01 Transitional

¡CSS Válido!

Consultorio de Tarot

Para navegar mejor en esta página:

Ir abajo (Los Apóstoles uno a uno)  

La Pascua judía   Ir a Los Romanos     Ir a La Crucifixión


Semana Santa hora a hora

Por: Lucas Tarotista... .

La Semana Santa hora a hora, la historia del nacimiento de una Gran Religión.

La población de Occidente, en su mayoría a aceptado a la Religión Cristiana, como fuente de fe y guía espiritual, porque la religión que algunos teólogos denominan "neo judaísmo", basa en la Resurrección su dogma mas importante, al morir una persona no significa que todo haya acabado, que su "tránsito" por esta vida, tenga que quedar en un segundo plano, es la "muerte" donde el cristianismo comienza su "vida" como creencia espiritual.

Introducción

La Semana Santa, en realidad no es sino una "excusa" que adoptaron los primeros "paleo-cristianos", para cumplir con la Pascua Judía, y no ser acusados de apostasía o herejía, por parte de los rabinos y  Sacerdotes del Templo. La narración comienza con la hora prima del Domingo de Ramos y concluye con la Resurreción de Jesús, que es la parte "esencial" o verdadero "inicio" de la Religión Cristiana. Para entender mejor este relato histórico sobre las últimas horas del Nazareno, tenemos que entender como los romanos (los regidores de la legalidad vigente en Palestina en aquella época) se regían por un horario, como llamaban a las horas, y como dividían el día.

Los romanos poseían relojes de Sol ( Horologium) y también de agua al que raramente usaban y que denominaban Clesipdra; dividían el día en 12 horas, que correspondían al espacio de tiempo en el que el Sol brillaba, las horas por supuesto que no tenían la misma duración en verano que en invierno, las horas de "oscuridad" las dividían en cuatro a las que llamaban "vigilias", era mas bien una norma militar, para que las legiones y sus generales y centuriones, pudieran nombrar y administrar  las "guardias" que los legionario o auxiliares, tenían que llevar a cabo en campamentos o en época de guerra en el campo de batalla, para no ser sorprendidos en una emboscada, mientras la mayoría de soldados dormían.

Las horas "diurnas"  comenzaban con la "prima", que era el espacio de tiempo cuando el Sol (aún oculto por el Este) comenzaba a lanzar los primeros albores sobre el horizonte, cuando ya este salía por el Este, y se podía "ver", podía percibirse los objetos, personas y terreno con claridad se le denominaba "secunda", luego vendría la "tercia", cuarta, quinta y sexta, la hora sexta se utilizaba mas bien para "descansar" después de la comida del mediodía, de ahí proviene la palabra "siesta", y correspondía mas o menos a al mediodía, o 12 del horario actual.

Por la tarde comenzaba con la hora "séptima", la "octava" y la "nona" (que fue la hora en la que Jesús expiró en la Cruz y que corresponde a las 15 horas "solar" en el horario actual) La ´"décima" "decimoprima" y "dudodécima", son las horas que la gente se preparaba para la llegada de la noche, los pastores se daban prisa en buscar a todo el rebaño, contarlo y conducirlo a los  apriscos, la gente de los pueblos y ciudades, comenzaban a encender los hogares, para preparar la cena y que la llegada del frío nocturno no les cogiera desprevenidos en campo abierto y sin resguardos, los caminantes y viajeros buscaban posadas y albergues ,y los legionarios y soldados del Templo de Herodes El Grande, comenzaban a preparar las "vigilias".

Nuestro relato comienza el Domingo de Ramos (siempre según el calendario Gregoriano actual) con la hora prima.o las 6 de la mañana de aquél importante día después del "sabat" que daba inicio al primer día de la semana en que los judíos iniciaban los preparativos para celebrar la Pascua.

Capitulo I 

 Una mañana en Betania

Amanece sobre Betania, la pequeña aldea judía se despereza después de  una noche algo fría, aunque la primavera ya está llenando con sus aromas, temperaturas suaves y píar de pájaros, Palestina  entera se despierta y comienza una de las semanas mas importantes del año, el ambiente de sus ciudades, campos y aldeas se agitan ante el frenesí de la llegada de la fiesta mas importante en el calendario de la religión Judía, La Pascua,  pero en el devenir diario,  para los judíos pobres  y que no poseen esas grandes mansiones ni palacios, las noches continúan frías y  hace que hombres, animales y bestias salvajes, se acurruquen bajos sus mantos unos, en sus establos los otros, y en sus guaridas y cubiles los "silvestres".

 La Luna creciente hace ya unas horas que se ha puesto,  y el cielo aún deja lucir las mas fulgurantes estrellas, Venus aparece allá  en la lejanía sobre los Montes de Perea y las llanuras Nabateas recobran el trotar de cabras y asnos salvajes, mientras sus nómadas comienzan un nuevo día a golpe de sorbo de leche agria y dátiles, Perea y Nabatea son. tierras que parecen "huérfanas" y olvidadas de los judíos, que no disimulan su falta de veneración por cualquiera de las tierras situadas mas al este del Mar Muerto, y que algunos ni siquiera reconocen como parte de la Nación Judía.

Simón el Zelote abre los ojos y da un salto en medio de la estancia, mira de reojo a derecha e izquierda, y  lleva su mano con la velocidad del rayo, movido por un instinto de protección hacia debajo de la bolsa que le sirve de mochila y al tiempo de almohada, el frío recorre su mano porque el acero solo tiene vida cuando se siente su "frío", el sentir la afilada hoja de la sica en la punta de los dedos, le hacen sentirse seguro, una seguridad falsa, porque el peligro sigue sin ser detectado, hace un gesto de reproche a si mismo, al tiempo que eleva la espada curva hasta su rostro, automaticamente la deja caer sobre el lecho, un ¡¡uff!!...de alivio le hace suspirar.

        Simón el Zelote casi todos los días se despierta de la misma manera, e incluso en mitad de la noche ha despertado al resto de discípulos con un grito y dando un salto de gacela, le han tenido que sosegar, cuando en mitad de la estancia donde dormían se divisaba en la oscuridad, la sombra de un hombre empuñando la espada y en aptitud de defensa, Simón sufre pesadillas, de su pasado en la guerrilla judía (Zelotes), cuando perseguido como una alimaña, los legionarios romanos o sus auxiliares íberos y númidas le perseguían a él y sus compañeros de armas para exterminarlos, cruxificándolos a la vera de los caminos, usando un olivo como cadalso. Simón no añora su vida guerrillera, pero su fe y su ideal de ver una Palestina libre del yugo romano no se han resentido ni un ápice, desde el día que convencido por su amigo Judas Iscariote. el único seguidor de Jesús, que no era Galileo, Simón se unió al movimiento fundado por Judas el Galileo, para combatir contra las "águilas" de Roma, y poder establecer la libertad e independencia para el pueblo de Abraham y de Moisés.

       Simón se dispone a salir de la estancia, pero no olvida ponerse bajo la túnica el cinturón que sirve para contener a la sica y su vaina, no deja su pequeña espada en ningún momento, sabe siempre que le puede servir de defensa, y puede usarla para proteger a Jesús y sus once compañeros restantes, tanto de peligros provenientes de los romanos, como de los Guardias del Templo, o simplemente de bandidos y asaltantes de caminos, se dispone a orinar cuando oye que desde la puerta que ha dejado entreabierta, le hace girarse su instinto de Zelote no le puede permitir que nadie se mueva a su espalda, sin que el sepa quién es, al menos sonora o visualmente, la figura delgada y alta de un hombre camina despacio hacia él, a medida que se acerca sus facciones barbilampiñas y su eterna sonrisa, le delatan, es su amigo Judas, que viene también a hacer "aguas menores", las antiguas meadas mañaneras, sería como en tiempos modernos cuando alguien comparte un cigarro, mas una forma de relajarse y entablar una amena conversación, aprovechándose de una necesidad fisiológica que a todos tarde o temprano nos va a llegar.

-Buenos días Simón,...

  Judas se alegra que sea el Zelote el que se haya despertado primero, porque aparte de compartir la misma fe nacionalista, son amigos y en algún sentido "cómplices", no siempre comparte con el resto, ni siquiera con el mismo Jesús alguna duda teológica, o de índole sobre todo "política" con el Rabí.

 -Que serenidad y paz se percibe esta mañana ¿eh Judas?

-Sin duda Simón, ya llega la primavera, después de la Pascua suben las temperaturas es época de muchos cambios, en cuanto a lo que hablamos anoche antes de la cena, lo he meditado bien, y estoy dispuesto a dejar el grupo.

-¿Lo has pensado bien?...¿Dónde vas a ir,?..¿qué vas a hacer?. -replicó Simón en tono de haber encajado sin  la mas mínima sorpresa, la trascendental noticia que Judas Iscariote, dejaba a Jesús y sus discípulos.

-Iré a Alejandría, allí tengo unos medios parientes de mi madre, que me alojarán mientras encuentro algún negocio al que dedicarme.

¿Qué negocios?...inquirió Simón al Iscariote

 -He pensado en dedicarme a comprar trigo o bálsamos y perfumes de Oriente que llegan por mar al Mar Rojo, los transporto hasta Alejandría y luego busco un socio en Roma que logre venderlos a buen precio entre los ricos romanos, me dicen que la demanda ha subido mucho después de que Tiberio es César, los romanos ya no necesitan gastar su dinero en financiar guerras, y se lo gastan en comida y lujos.

-Para ese tipo de negocio se necesita mucho dinero, no está al alcance de cualquiera, tendrás que buscarte no uno sino varios socios, y siempre correrás el riesgo de que alguno te traicione amigo Judas.

 

Continuará...


La Pascua judía

La Semana Santa cristiano tiene su origen en la Pascua Judía (Celebración de pueblo hebreo de su esclavitud en Egipto guiados por Moisés), dado que los primeros cristianos eran creyentes judío, hasta el año 325 d.C, en que en el Concilio de Nircea se decidió darle a la Semana Santa un carácter móvil, con la única premisa que se celebrara en la semana de la primera Luna Llena, después del equinoccio de Primavera (21 de marzo)

 


Los Romanos

Roma ocupa Judea y la incorpora al imperio como provincia en tiempos de Augusto el año 4.a.d.C, después de la muerte de Herodes el Grande, y ante el reparto de su reino en cuatro partes gobernadas por sus cuatro hijos como una Tetrarquía. En el año 6 d.c. Augusto depone al tetrarca Arquelao y Judea pasa a ser gobernada por un prefecto directamente nombrado por Roma. Coponius fue el primer prefecto romano en Judea, gobernó desde el año 6-9 d.c. y Poncio Pilatos nombrado por Tiberio fue el quinto, gobernando desde el año 26-36 d.C.


La Crucifixión como método de ejecución

Crucificar a una persona para que tuviera una muerte lenta, los romanos lo copiaron de los Partos, y era reservada para reos de baja condición social. y para castigar a reos culpables de asesinato, robos o alta traición a Roma.


Los Apóstoles uno a uno

 Los Apóstoles como los primeros seguidores de Cristo, son ensalzados como propagadores de la fe de Cristo, pero en realidad eran personas de origen humilde, que convencidos de que Jesús era el esperado Mesías que el Profeta Daniel, había predicho que nacería en Belén y vendría para liberar al pueblo hebreo.


Para navegar mejor en esta página

 

Ir arriba (La Semana Santa hora a hora) 

  

La Pascua judía   Ir a Los Romanos     Ir a La Crucifixión

Tarot

Contacto  Aviso legal  Mapa del sitio web Volver al inicio

NO COPIE EL CONTENIDO DE ESTA WEB SIN PERMISO DE SU AUTOR.